Cómo Roban los Estafadores el Dinero de las Tarjetas Bancarias
83
Views

En la era de la informática, las tarjetas bancarias son parte integrante de nuestras vidas. Estipendio, sueldo, pensión… básicamente, todo va en una tarjeta de plástico, porque es:

  • cómoda (no es necesario llevar encima grandes sumas de dinero, y el pago de las compras puede hacerse en poco tiempo)
  • rentable (muchas de las tarjetas tienen acumulación de intereses, así como diversos programas de bonificación que permiten recibir ingresos adicionales y ahorrar en las compras)
  • segura (en caso de pérdida de dinero en efectivo – es poco probable que sean capaces de volver, y la tarjeta siempre se puede volver a emitir, y los fondos se mantendrá a salvo).

Cada uno de los puntos puede argumentarse a su manera, sin embargo, es la seguridad de las tarjetas bancarias lo más controvertido. Los defraudadores disponen de muchos métodos y dispositivos técnicos para robar el dinero de tu tarjeta. Veamos cuáles son y cómo protegerte del robo de dinero.

Métodos que se Utilizan para Robar Dinero de las Tarjetas Bancarias

Métodos de robo de dinero en tarjetas bancarias
Métodos de robo de dinero en tarjetas bancarias

Al trabajar con cajeros automáticos, debes ser extremadamente cuidadoso, ya que los atacantes tienen en su arsenal una gran cantidad de dispositivos espías y fraudulentos (skimmers, bucles libaneses, cámaras ocultas), que se adjuntan a la máquina bancaria. En el momento en que realizas transacciones de dinero a través del cajero automático, la información de tu tarjeta puede ser registrada por los estafadores, en lectores especiales. En el futuro, esta información se utilizará con fines egoístas.

Personal de servicio sin escrúpulos

Has pasado una velada maravillosa con tu pareja en un restaurante (cafetería). Es hora de irse y pagar la cuenta. El camarero te trae la cuenta y te sorprenden las cifras: de repente te das cuenta de que no tienes la cantidad de dinero necesaria, pero recuerdas que tienes dinero más que suficiente en tu tarjeta bancaria y se la entregas. ¿Qué puede pasar en ese momento?

El camarero se va, paga con la tarjeta de plástico y al mismo tiempo la fotografía por ambos lados o simplemente anota la información que aparece en la tarjeta (número, nombre, apellidos, fecha de caducidad, código CVV). Te la devuelve, te desea un buen día y al cabo de cierto tiempo (un día, una semana, un mes) te enteras de que todos los fondos se han cargado en la tarjeta (y si ésta tiene un límite de crédito elevado, habrá serios problemas).

¿Y el código PIN? Hoy en día, en muchas tiendas online el número, la fecha de caducidad y el código CVV son suficientes para realizar una compra a tu costa. Un estafador puede utilizar la información él mismo o venderla a través de DarkWeb.

Phishing

Ya hemos hablado anteriormente en detalle del phishing y de cómo protegerse de él. Sin embargo, no estaría de más recordar la existencia de esta amenaza en la actualidad.

Para robar dinero de tu tarjeta bancaria los estafadores pueden utilizar el método del pharming, es decir, crear una copia exacta de una tienda online auténtica y si pagas por un servicio o compras en el sitio, los datos de la tarjeta caerán en manos de los delincuentes. Y no sólo no recibes la mercancía, sino que además pierdes dinero. Puede haber tanto sitios web como aplicaciones móviles falsas.

Además, uno de los métodos más populares es el smishing y el vishing, cuando se realizan envíos masivos de mensajes del tipo: “tu tarjeta bancaria ha sido comprometida o bloqueada, ponte en contacto con el número de teléfono o este enlace“. Por supuesto, el número pertenecerá a los estafadores, y el enlace llevará a un sitio de phishing.

Uso de phishing contra tarjeta de crédito
Uso de phishing contra tarjeta de crédito

Otro método válido es el “gemelo malvado”. Utilizar Wi-Fi abierto (público) para pagar compras en tiendas online es una muy mala idea, porque el punto de acceso a través del cual te conectas puede ser phishing y todos los datos serán interceptados por los atacantes.

Malware

Internet contiene un montón de cosas fascinantes, incluidas las que pueden ser de naturaleza maliciosa. La presencia de virus, ransomware y otros programas fraudulentos puede provocar el robo de dinero de tu tarjeta bancaria, así como: la pérdida de archivos, datos y otra información confidencial de tu ordenador o teléfono.

Medidas de Seguridad al Trabajar con Tarjetas Bancarias

  • Cuando trabajes con el cajero automático, tómate tu tiempo para inspeccionarlo externamente (comprueba si hay elementos sospechosos, partes mal fijadas, etc.). Un cajero automático auténtico tiene una fijación fuerte y fiable de todos los elementos (paneles, teclado numérico, lector de tarjetas, botones, etc.). Si el aparato o las personas que te rodean te causan ansiedad, busca otro cajero para sacar dinero;
  • Cuando pagues servicios en cafeterías (restaurantes), pide al personal que te acerque el terminal o acércate tú mismo sin entregar la tarjeta al camarero;
  • Si es posible, utiliza cajeros automáticos y terminales de autoservicio situados en la sucursal bancaria: será mucho más seguro;
  • Activa la alerta por SMS. Así estarás siempre al tanto de todas las transacciones con tu tarjeta de plástico (reposición y retirada de fondos, compras en tiendas online y supermercados, etc.). Así, podrás reaccionar a tiempo, si se produce una cancelación de dinero sin tu conocimiento;
  • “No pongas todos los huevos en la misma cesta”: ten dos o más tarjetas bancarias para distintas actividades. Puedes utilizar una tarjeta para recibir tu salario (pensión, beca), utilizarla regularmente, hacer compras en comercios y pagar los servicios necesarios. La segunda tarjeta puede utilizarse únicamente para hacer compras por Internet. La tercera, para recibir pagos de tus clientes (si tienes, por ejemplo, un pequeño negocio), etc;
  • Fija límites de retirada por transacción. Puede tratarse de una pequeña cantidad que necesites para tus gastos diarios, es decir, la cantidad que sueles invertir. Esto puede hacerse a través de la aplicación móvil o del Banco por Internet en cuestión de minutos. Si necesitas una cantidad mayor, puedes cambiar el límite a otras cifras y luego devolverlo. Realizando un procedimiento tan sencillo, podrá protegerse del robo de todos los fondos de su tarjeta bancaria;
  • Si es posible, rechaza las tarjetas con cinta magnética – utiliza tarjetas con chip, ya que tienen, aunque no perfecto, pero mayor grado de protección contra la copia;
  • No introduzcas datos personales ni detalles de la tarjeta en sitios web dudosos. Presta atención a la presencia de una conexión segura mediante el protocolo SSL: la barra del navegador mostrará un candado verde y la dirección del sitio empezará por “https”, donde “s” significa que la conexión es segura y la información transmitida está cifrada;
  • Guarda el PIN de tu tarjeta bancaria en tu cabeza o escrito en un lugar seguro (mejor aún si no está escrito explícitamente: “El PIN de mi tarjeta: 1234”, sino de forma encriptada, p. ej: “El número de teléfono de mi amante: +0123456789”, donde la primera y las dos últimas cifras formarán la combinación del código);
  • Nunca escribas, encierres en un círculo ni subrayes los números de la tarjeta que forman el código PIN. No se lo digas a nadie, incluidos los empleados del banco (por teléfono o en la oficina);
  • No realices llamadas telefónicas ni sigas enlaces en mensajes que provengan supuestamente del banco. Póngase en contacto de forma independiente con el servicio técnico de GL del banco y aclare la información necesaria;
  • Crea una contraseña fiable para tu banco en Internet y recuerda que debe ser única: no repitas tu contraseña de las redes sociales y otros recursos de Internet;
  • No descargues programas de fuentes dudosas, no hagas clic en enlaces de correos electrónicos y no abras archivos adjuntos;
  • La autenticación de dos factores es imprescindible para acceder a la banca electrónica. Los bancos ya la activan por defecto, pero si existe la opción de desactivarla, no lo haga. Cada vez que intentes acceder a tu cuenta personal en línea, deberías recibir un mensaje en tu teléfono o correo electrónico con un código, para que puedas protegerte de accesos no autorizados por parte de estafadores;
Categorías:
PC · Sitios Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *